Morena, Pasión Andina

miércoles, febrero 11

PUERTO GUAQUI





Atrás quedaron los años en los que Puerto Guagui era uno de los lugares donde existía una incesante actividad. Hoy, como testigos de ese pasado glorioso quedan parte de la infraestructura y maquinaria inservible. Hace dos años atrás se inauguraba un circuito turístico para promover la actividad turística hacia este sector del lago. Hoy permanece ese circuito, sin embargo, el panorama que se encuentra puede no ser el que se espera.
La parte del lago Titicaca en el que se encuentra Guaqui, se denomina Wiñay Marka o pueblo eterno. El pasado domingo me dirigí a este lugar en bus recorriendo aproximadamente 90 kilómetros en una hora y media hasta llegar a la plaza principal de Guaqui, la plaza 25 de julio. All llegar ahí, lo más visible es la iglesia. Pero al ver la iglesia, tampoco puede evitar recordar que como parte de la llegada de los colonizadores hace como 500 años, llegó el proceso de evangelización forzado en estos territorios, una de cuyas estrategias fue justamente la construcción de iglesias sobre sitios sagrados de los pueblos indígenas, para pretender eliminar las prácticas ancestrales de los habitantes.
De la plaza principal hasta el puerto, toma unos 15 minutos de caminata. Ya, en el puerto, me encuentro con el resultado de la mala educación de algunas personas, basura y botellas de plástico en el borde del lago, además de botes abandonados. Un pato blanco solitario con sonoros "wac, wac, wac" pide alimento, puesto que me imagino que en ese lugar no puede encontrar ni un bichito para alimentarse.
El cuartel de Guaqui cuenta allí con una lancha disponible para un paseo que le cuesta 35 bolivianos, además de poder ingresar a un barco que se construyó hace un tiempo atrás. Yo preferí alejarme del gentío y continuar caminando. Me acerqué a unos totorales para escuchar el sonido de las aves que moran allí. Qué suerte que todavía podemos disfrutar de estos regalos de la naturaleza, pero también se sienten los efectos del cambio climático.

Rosita Pochi

Waliki