Morena, Pasión Andina

lunes, noviembre 1

INDÍGENAS WEENHAYEK

Yacuiba, 31 Oct (Erbol).- El capitán Grande de la Organización de Capitanías Weenhayek y Tapiete de Tarija (ORCAWETA), Moisés Sapiranda, informó que al menos 900 familias indígenas asentadas en las márgenes del río Pilcomayo y que se dedican a la pesca, principalmente de sábalo, están afectadas por el desvío de ese afluente por parte de súbditos paraguayos.

“Nos vamos a quedar sin trabajo, porque ya no hay peces, se están muriendo porque ya no hay agua. Paraguay está desviando el río Pilcomayo y nadie hace nada”, señaló el dirigente a la Agencia de Noticias Indígenas de la Red Erbol.

Las 34 comunidades de ORCAWETA se encuentran asentadas en las riveras del río Pilcomayo, entre los municipios de Yacuiba y Villamontes de la provincia Gran Chaco del departamento de Tarija, siendo su principal fuente de trabajo la pesca, además de la agricultura.

Sapiranda explicó que son familias completas las que se dedican a esta labor para su subsistencia, pescando boa, sábalo y pacú, entre otras especies. Estos peces son comercializados en Cochabamba, La Paz, Beni y el mercado interno de Tarija.

“De qué vamos a vivir, la pesca es nuestra fuente de trabajo. Si nadie hace nada sobre este problema, no nos quedará más que emigrar”, lamentó el dirigente indígena.

Hace dos meses sorpresivamente se produjo una muerte masiva de peces en el río Pilcomayo e indígenas del pueblo Weenhayek denunciaron que se debió al desvío del río Pilcomayo, que estaría realizando Paraguay.

Sin embargo, un reporte de la Unidad Técnica Trinacional de los ríos Pilcomayo y Bermejo de Tarija, señala que este hecho se debía a que el canal de agua de Argentina, por el que ese país se sirve del afluente, así como Paraguay, se taponeó.

Los dirigentes de ORKAWETA aseguran que no es ningún taponeo lo que deja sin caudal al río Pilcomayo en el lado boliviano, puesto que visitaron la zona donde se produce el desvío, en Foromosa Argentina, en cuyo lugar se realizan trabajos a fin de llevarse el agua al Paraguay, presumiblemente para proyectos de riego.

Por esta situación, en noviembre se reunirán indígenas de Bolivia, Paraguay y Argentina, que viven asentadas en las márgenes del río Pilcomayo y analizarán la situación para emitir una posición y elevarla a las autoridades de sus respectivos países, aseguró Sapiranda.

Fuente: Erbol

Rosita Pochi

Waliki