Morena, Pasión Andina

viernes, octubre 15

AGUA, UN RECURSO DE VIDA




“No habrá agua desde las 13:00 horas hasta las 20:00…”, decía el comunicado la empresa local de agua potable en La Paz en marzo del 2008. La razón era que debía hacerse mantenimiento luego que se rompiera el ducto mediante el cual la Planta de Hampaturi provee de agua potable a la zona sur, este y sud este de La Paz.


Recordemos que durante tres semanas, 25 barrios de esa ciudad no tuvieron suministro normal de agua. Varios barrios ubicados en áreas altas recibieron agua de cisterna. Sin embargo, recibir agua por este medio implicó un problema adicional a esas familias, el acarreo de agua en baldes, bidones, etc. Esta realidad la viven, muchos barrios de El Alto debido al crecimiento acelerado de la población. Se crean barrios donde generalmente no existe ni agua potable, ni energía eléctrica. Entonces, las alternativas de provisión de agua suelen ser, hacer pozos, comprar agua de carros aguateros, recibir agua de lluvia.


Esta dificultad que siguen viviendo varias familias al no poder contar con agua potable domiciliaria, no solamente en La Paz, sino también en otras ciudades de Bolivia pone en discusión una temática de permanente vigencia. Esto debido a que las fuentes de agua que se forman por el deshiele de las montañas como es el caso de Hampaturi, algún momento no van a poder abastecer a la creciente población alteña y paceña. Por otra parte, la extracción de agua a través de perforación puede generar también otro tipo de dificultades para la tierra de donde se la está obteniendo. En varias zonas de El Alto, por ejemplo, se acostumbra hacer pozos de dos a tres metros de profundidad para sacar agua.


A varios kilómetros de la ciudad de El Alto, se encuentra el Chacaltaya, uno de los nevados circundantes. En el pasado, dicha montaña de aproximadamente 5300 m.s.n.m. estaba totalmente cubierta de un hermoso manto de nieve. Aunque el Chacaltaya conserva aún una parte de su cubierta blanca, el riesgo es que desaparezca por completo en algunos años debido al deshiele continuo que viene sufriendo.

El lunes y martes de esta semana que acaba, llovió y cayó nevada en La Paz. Esto aunque tuvo su aspecto negativo también resultó positivo. Por una parte, la lluvia permite que muchas familias que no tienen agua domiciliaria puedan colectar agua, asimismo, se garantiza que las represas que proveen agua a El Alto y La Paz tendrán la cantidad de agua necesaria para suministrar agua potable a la población. Tuni, Incachaca, Hampaturi, Ajuankhota y Milluni son los embalses que alimentan a las plantas de tratamiento de agua de Pampahasi, Achachicala y Milluni en La Paz.


La situación de acceso al agua en el área rural suele ser más complicada aún. Generalmente, no se emplean sistemas de purificación del agua, entonces uno consume el agua que se puede sacar del pozo o el agua de la lluvia. Quizás las poblaciones con mayor acceso al agua son las que se encuentran cerca al lago Titicaca o cerca a ríos, pero también sucede que en varios de dichos sectores el agua está contaminada, lo que pode en riesgo la salud de los pobladores.


Tanto a nivel urbano como a nivel rural, hoy existe una gran población que no tiene agua potable por diferentes razones internas y externas. Mientras tanto, el acceso al agua potable, seguirá siendo un desafío que necesita resolver en muchos lugares del mundo.


¡Agua que has de beber, no la eches a perder, agua que otros necesitan beber no la eches a perder!


Rosita Pochi

Waliki