Morena, Pasión Andina

lunes, agosto 2

LUCIANO TAPIA, OTRO JILATA QUE NOS DEJA


Oriundo de la localidad de Coro Coro, provincia Pacajes, Luciano Tapia, vería transcurrir a lo largo de su vida una serie de eventos importantes para los indígenas. Su largo Thaki (camino) desde diciembre de 1923 llegó a su final los pasados días de este 2010.



Rememorando su caminar

Según el historiador aymara, Roberto Choque Canqui, “conoci a Luciano Tapia en la década de los 70, nos reuníamos por motivo del Manifiesto de Tihuanacu, venía a Minka y había la idea de formar algún partido. Recuerdo que tuvimos varias reuniones, Luciano tenía ideas claras. También en esa época estaban Constantino Lima, un abogado Arismendi , Julio Tumiri y otros. Luego se llegaría a consolidar el Movimiento Indio Tupak Katari (MITKA)."


"Luciano era una persona bastante conciente de la lucha porque había vivido desde su infancia una serie de discriminaciones, le tocó vivir momentos de cambios, tenía una acumulación de vivencias entre la ciudad de la Paz y la provincia. Tenía una posición definida, era más objetivo. Ponía sus planteamientos en la mesa pero a veces querían contenerlo porque otros querían hacer prevalecer sus posiciones. Considero que Luciano fue uno de los ideólogos del movimiento katarista indianista”.

En una entrevista publicada en el Boletín Chitakolla, Luciano Tapia Quisbert, señala “… he podido comprender que el sistema imperante es un sistema neocolonial en todas sus expresiones. La situación del pueblo indio aymara-quechua-tupi guaraní, no ha cambiado mucho de lo que le tocó vivir y sufrir durante la colonia española”. “nuestra representación en el Parlamento fue completamente nula, no sólo porque teníamos una representación mínima (1), lo cual nos impedía desarrollar un trabajo político, sino también por la misma conformación política del Parlamento.


“El movimiento Indio contemporáneo no tuvo éxito acabado en sus formas de organización, esa es una de las causas que le desfavorece. Pero sobre todo hay que ver las cosas desde un ángulo histórico; un pueblo que recién estaba saliendo de una casi esclavitud-feudal, , que había sido marginado de todo tipo de acceso a la instrucción, que no entendía las formas políticas y que votaba (cuando le era permitido votar) no por conciencia ni convicción, sino por imposición, se equivocó cuando pensó que bastaba hacer entrar al Parlamento a algunos de sus representantes para garantizar la reconquista de sus derechos.”

Según el reporte de Pablo Velásquez, "Luciano Tapia ha sido el primer candidato Indio a la presidencia de Bolivia en las lides del camino electoral, 1978.", llegando a ganar una diputación en 1982.

Al jilata Luciano Tapia, le tocó recorrer un camino árido, con vicisitudes que tuvo que enfrentar. Su retorno a la fuente de la vida, pachamama, significa conservar el ejemplo de lucha que supo emprender.
Fuente gráfica:

Tomada de la página mitka.tk

Rosita Pochi

Waliki