Morena, Pasión Andina

miércoles, noviembre 26

Estrecho de Tiquina



Una mañana soleada con aguas tranquilas al caer la tarde se convirtió en un cielo gris, viento intenso, aguas amenazantes y visitantes desesperados por cruzar al otro frente del Estrecho que permite continuar el retorno a La Paz.
Las precarias lanchas no tienen salvavidas en su mayoría y las que tienen sólo tienen algunas, insuficientes para la cantidad de pasajeros que ingresan en cada lancha.
Las barcazas que transporten los vehículos se supone que no deben llevar pasajeros, pero siempre existe gente que desobedece esa norma establecida después que hace tiempo atrás un bus se hundiera con pasajeros que decidieron quedarse dentro el vehículo.
Por lo que se puede observar al cruzar esta parte obligatoria para llegar y retornar de Copacabana, las medidas de seguridad siguen siendo escasas.

Rosita Pochi

Waliki