Morena, Pasión Andina

jueves, diciembre 27

WIÑAY MARKA


La ciudad eterna (Wiñay Marka) es uno de los más apacibles lugares que pude hallar. Se tejen muchas historias sobre este lugar. Cuanto de cierto tendrán, sólo quien va puede comprenderlo. Normalmente l@s visitantes llegan en lancha, visitan el museo y luego se van. Samai, Ruth, Andrés y yo pudimos quedarnos y antes de partir decidimos subir a la montaña de la isla. En compañía de cuatro niños emprendimos la subida, Ruth y Andrés, decidieron quedarse cuando habíamos avanzado algo. La subida continuó, algo difícil por el sendero accidentado, pero nos ayudó que habían terrazas, el antiguo sistema que se utilizaba para sembrar. En la cúspide, los niños no perdieron su oportunidad de subir al árbol.


Desde la cima de la montaña se podía apreciar otras islas, por ejemplo, una isla que se llama isla plana porque está casi al nivel del agua y que cuando llueve, esta llega a dividirse prácticamente en dos pequeñas islas.


Esto fue uno de los regalos que la naturaleza nos brinda.

Rosita Pochi

Waliki