Morena, Pasión Andina

sábado, noviembre 24

LA FUERZA DE KATARI

Ya han trancurrido226 años, pero parece que hubiera sido ayer en que las huestes de Tupak Katari bajaban de la Ceja de El Alto para asediar a los españoles que se defendían entre los muros del casco viejo. El 13 de marzo de 1781 el líder indígena Tupak katari iniciaba el cerco a la ciudad de La Paz el cual se sostuvo por muchos días, días en los cuales no ingresaba nada a La Paz. Después seiría a repetir un segundo cerco, sumándose en total 182 días. Llegarían a pasar varios meses hasta noviembre 9 y 10 enChinchaya, donde Katari sería capturado. Al cado de4 días, el14 denoviembre de1781 sería condendaod a morir atado a cuatro caballos y sus miembros distribuidos en varios lugares:enQilli Qilli la cabeza, el brazo derecho enAchacachi, el brazo izquierdo enSica Sica, la pierna derecha en Caquiaviri y la izquierda en Chulumani. Para escarmiento de los indios rebeldes "dirían los Españoles", peor la historia ha mostrado que las rebeliones indígenas han sido parte de una dinámica constante.
El 21de noviembre pasado serepitió otra bajada protagonizada por los descendientes de Katari convertitos en miles, al asedio de aquellos que se niegan a cumplir lo que los votantes les han encomendado. El 22 de noviembre, Qalachaqa,Achacachi a través de su cabildo mutitudinario adopta decisiciones importantes. Otro grupo de indígenas se encuentra en Calamarka marchando desde hace varios días rumbo a La Paz. Campesinos chuquisaqueños y otros pueblos se encuentran en este momento custodiando la Asamblea Constituyente en Sucre.
El 14 de noviembre de 2007,separeciónsentir la fuerza deKatari nuevamentemanifestadaa través de la naturaleza. Esto,no es la primera vez que sucede como ya se ha visto anteriormente en La Paz. Según relata, la historiadora Maria Eguenia del Valle, el 25 de noviembre de 1781 cuando se retiraban los españoles de la población de Peñas ".. todo se hizo en medio de un aguacero y un viento tan terrible que no pudieron ni siquiera armarse las tiendas...". Como señala del Valle, las bajadas de Tupak Katari de El Alto a la ciudad era "con mucha pompa, en medio de clarines, repiques, genuflexiones y aplausos". No se extrañe entonces que, cualquier marcha u evento de los pueblos originarios mantengan las mismas características.

Rosita Pochi

Waliki