Morena, Pasión Andina

jueves, octubre 4

TRÁFICO EN LA CEJA DE EL ALTO

Bocinazos por doquier es lo que se escucha a toda hora en la Ceja de El Alto. Yo creo que todos nos hemos acostumbrando y pensamos que es algo normal. Pero el excesivo ruido de las bocinas, los gritos de los voceadores, la música que sale de los locales, tiendas, etc. no es normal sino más bien algo que altera a cualquier humano.


La circulación en las calles llega a niveles insoportables, sobretodo en ciertas horas. Los pocos semáforos que hay sólo se respetan cuando hay un polícia de tránsito para hacerlo obedecer, y algunas veces aún así, los conductores no respetan estas señales que tienen un propósito de ordenamiento dentro de cualquier ciudad.


¿Y qué pasa con las señales de zebra que deben existir para que los peatones podamos cruzar las vías?

De las pocas que hay, tampoco se las respeta.


Al estar El Alto, en constante crecimiento, se crean también nuevas líneas de minibuses, las cuales todas pasan por la Ceja. A ello se añaden, los microbuses, flotas de transporte nacional, camiones, etc. Por el momento, no se ve a una institución o autoridades que puedan normar y reorganizar el tráfico en esta ciudad.

Rosita Pochi

Waliki