Morena, Pasión Andina

martes, octubre 9

SABIO DE LOS ANDES


¿Me va ir bien en el viaje? ¿Me va ir bien con mi pareja? ¿Va a mejorar mi salud?, etc, son algunas de las preguntas que surgen a diario de los eventuales consultantes que se acercan a la hilera de improvisadas casuchas en el sector antes denominado Cruz Pata en la Ceja de El Alto. Y es que ahí, se congregan más de una veintena de sabios aymaras, denominados YATIRIS.

En frente a un tari (tejido andino de forma cuadrada) el yatiri irá acomodando algunas hojas de coca, seguidamente tomará un puñado de coca en su mano y suavemente la dejará caer sobre las hojas que se encuentran sobre el tari. Ante la mirada atenta y ansiosa del visitante, el sabio irá develando las dudas del interlocutor según como hayan caído las hojas de coca.

De una pequeña vasija emergerá la cantidad necesaria de alcohol para acompañar el ritual que puede durar aproximadamente media hora o más de acuerdo a la situación.

Un incesante trajinar es lo que caracteriza a este lugar, sobretodo los días martes y viernes que se consideran propicios o el mes de agosto, el mes de la madre tierra (pachamama). Esta práctica ancestral de los pueblos indígenas, data de hace mucho y ha permanecido porque es una parte importante de la vida en el mundo andino.

Según el yatiri Pedro Pacosillo, acuden a él de todo lado, “yo estoy aquí hace años, siempre viene la gente, jóvenes o mayores, porque no faltan los problemas…”, señala. “Yo he aprendido, a leer de la coca de mi padre y él también ha aprendido de su papá”, dice Pacosillo. Y esto es cierto, porque desde antes de la colonia, existían actividades especializadas que se transmitían de generación en generación.

3 comentarios:

Ruben Hilari dijo...

Me ees un placer escuchar su informaci�n sobre los Sabios de los Andes, Licenciada. Si hace un poco de memoria se recordar� de su estudiante en 2001. Estoy muy de acuerdo que se haga conocer este tipo de informaciones al mundo entero.

I. Alexis Argüello Sandoval (¤_ Alessi _¤) dijo...

Felicitaciones por tan impresionante emprendimiento. Alguna vez escuche decir a un Achachi en Yaco (provincia Ramón Loayza) decir: "hay mucho que podría contar, pero a los jovenes ya no les importa" Cosa cierta, mas de seguro habrán quienes estamos interesados en saber de dónde venimos y cuales eran y son nuestras tradiciones.

Comparar el presente y el pasado. Somos hoy diferentes, es cierto, pero no tanto. Además hace taaaanto que no me hago mirar la suerte.

Abrazos

boliviaindigena dijo...

Gracias por visitar este blog.
Hay mucha sabiduría depositada en los sabios ancianos que a veces las personas no valoran, pero esos conocimientos están ahí para toda persona que desea conocerlos para encontrar su origen.

Rosita Pochi

Waliki