Morena, Pasión Andina

sábado, febrero 9

¡AGUA, AGUA, AGUA!


¡Agua, Agua, Agua…! Es lo que gritaban comparseros y participantes en las entradas de carnaval y otro sector de la población, gritaba lo mismo en las diferentes zonas de la ciudad de La Paz, que hace más de dos semanas se quedó sin agua por la ruptura del ducto de provisión de agua de la represa de Hampaturi.

Las quejas han estado lloviendo de todo lado por la falta de cumplimiento de horarios asignados en las diferentes zonas para recibir agua sea por cañería o por carro aguatero. Primero se decía que iba a haber horarios de 8 horas, después de 4 horas y después dijeron que iban a reponer el servicio en un 80%, pero al final la realidad ha sido otra, lo cual ha motivado sendos bloqueos en Bella Vista, Mallasa, Alto Obrajes, etc. para que les den algo de agua.

El gerente de Epsas consultado por una periodista sobre la experiencia que se puede sacar de este inesperado accidente, decía que debíamos acostumbrados a vivir con esa realidad, que con el cambio climático también se estaría atravesando situaciones similares a futuro. Esa respuesta contundente me lleva a pensar, y ¿qué haremos cuando las fuentes de agua se agoten? ¿estamos tod@s preparad@s para afrontar una situación así?.

Más de 25 zonas en La Paz, han estado sin fluido normal de agua, algunos como en la plaza de Villa Fátima optaron por llevar su ropa y lavarla allí ya que existe una vertiente natural desde hace tiempo atrás. Algunos días llovió y eso sirvió para que otros colectaran agua de las canaletas pero eso también se agotó. Estos últimos días ha estado haciendo sol pero estos barrios siguen sin recibir el servicio potable normalmente.

En el caso de El Alto y La Paz nos proveemos de agua de las montañas nevadas, hay un incremento poblacional constante y algún rato no alcanzará para tod@s. Creo que la lección de lo que se está viviendo en La Paz, debe servirnos para ser más responsables en el uso del agua, estableciendo formas de ahorrar el agua, porque en algún momento tal vez tod@s tengamos que acostumbrarnos a tener agua sólo unas horas al día.

Rosita Pochi

Waliki