Morena, Pasión Andina

miércoles, enero 30

SOCIEDAD AYMARA

La sociedad aymara se estructura sobre la base del Jaqi (chacha-warmi) varón y mujer que mediante el matrimonio (jaqichasiña) va a llegar a constituir un núcleo del cual van a partir toda una serie de responsabilidades en la comunidad. Su adecuada convivencia con la naturaleza y con las divinidades asimismo va a implicar una interrelación equilibrada al interior y exterior de este núcleo familiar inicial.

Para llegar a este núcleo familiar, sin embargo, ambos van a atravesar un largo periodo de preparación y aprendizaje en sus hogares respectivos. Los niños varón y mujer (wawas ) van a aprender observando e imitando lo que sus padres hacen, una tarea inicial es que los niños aprenderán a cuidar a los animales pequeños primero y poco a poco a los animales más grandes. El yuqalla (varón adolescente) ya empieza a entrenarse a actividades de laboreo de la tierra, a manejar la yunta, a tejer bayeta, elaborar una honda con lana de llama. La adolescente mujer (imilla), aprende a hilar con rueca, tejer, cocinar, además de dedicarse al pastoreo. Al llegar a la etapa de joven varón (wayna) y joven mujer (tawaqu) ambos ya tienen un conocimiento de la vida en el campo, el varón ya conoce mejor como es la labranza, cómo hay que preparar la siembra, como se tiene que cosechar, como hacer el trueque o el comercio en las ferias, etc., la mujer, por su parte ha logrado en esa etapa perfeccionar su técnica de hilado, el tejido de taris (pequeños manteles por ejemplo para llevar la coca), aguayos, (se puede decir manteles más grandes), tisnus (tiras de lana tejidas). En el caso del varón, en las comunidades es altamente valorado que éste haya ido al cuartel a prestar su servicio militar porque dicen que ya es un hombre, un ciudadano.
En ambos casos, durante el tiempo la gente mayor de la comunidad va observando como son las y los jóvenes, el comportamiento que éstos muestran en sus obligaciones ya que al constituir una nueva familia deberán enfrentar toda una serie de tareas para con su comunidad.

Rosita Pochi

Waliki