Morena, Pasión Andina

sábado, noviembre 3

¡NO DISTRAIGA AL CONDUCTOR!

¡No distraiga al conductor! dice un adhesivo en el minibus.
¿Cómo..? "¿que no distraiga al conductor...?" "pero si él se distrae solito..."
radio FM.... : ayayay.. cariñito, tú me dejaste tan solito..... dice la letra de la canción... mientras el conductor se desplaz.a raudamente por la autopista. Esta costumbre que tienen los conductores de tener la radio encendida y a veces a todo volumen es generalizado en el transporte local.
pasajero: ¡rebaje el volumen maestro..!
conductor: ¿quéeeee?
Minibus que uno toma, minibus que está con música, cumbia de preferencia, aunque los conductores enamorados colocan música romántica, y así varían los ritmos según el ánimo del conductor.
¡Ah! pero también están los cristianos, ellos escuchan música cristiana, y los programas evangélicos. Esta si es una verdadera lata... ¡qué aburrido!...
Y cuando hay jornada de fútbol, parece que se ponen de acuerdo para sintonizar las transmisiones deportivas.
Aunque pocos, los hay aquellos que han preferido invertir un poquitín más y han colocado un televisor pequeño, ¡tamaña distracción! ¿y si por estar viendo tele chocan o atropellan a alguien?
No conozco si existe alguna norma del tránsito que prohiba esto aquí y tampoco conozco si conducir con música, con radio y televisor es algo habitual en otras ciudades. Si usted lee este blog y conoce de si esta situación se da en otros lugares, coméntenos. Será muy interesante saber qué pasa en otros sitios.

2 comentarios:

Rebelde dijo...

Querido amigo,

Cambiar de actitudes, de filosofía o de idiosincracia depende de todos. No sólo de regulaciones de tránsito o reglamentos o leyes. Si existen o no es irrelevante, lo que interesa es que se cumplan. Y si te informas un poco más verás que sí existen regulaciones, lo que entonces queda es hacerlas cumplir. Ya sabemos que a los chofercitos les vale berlines obedecer; ni siquiera los semáforos obedecen, ni a las cebras ni tampoco respetan las mínimas normas de urbanidad y limpieza (que no necesariamente tiene que ver con su vestuario, cara, cabello, etc., sino también con su lenguaje, sus modales y por supuesto su apego a las leyes). Solucionarlo es fácil. Yo recuerdo, hace muchos años, cuando la gente se subía al micro o a los taxis o lo ni siquiera saludaba, pero poco a poco (alguien tuvo que empezar) la gente empezó a saludar y hasta decir 'buenos días' o 'buenas noches'. Si ahora, les pedimos acabar con esa maldita costumbre de comportarse mal, entre todos, podríamos empezaar una costumbre de ese tipo, y creo que lo lograríamos. Los cambios empiezan, y terminan, entre todos. Achacarle a las autoridades y/o leyes esos defectos es egoísta y comodón. Todos debemos participar. Te aconsejo ser uno de los primeros en hacerlo si es que de veras quieres hacer un cambio. Ya verás que poco a poco la gente empezará a imitarte y pronto se habrá cambiado la actitud de los chofercitos esos.

boliviaindigena dijo...

Gracias por tu comentario.


Esto del saludo es realmente algo muy bueno, un elemento de relaciòn humana que hay que seguir cultivando.
Cierto, cada uno puede empezar a hacer el cambio.
Gracias por tu consejo, voy a ponerlo en pràctica.

Rosita Pochi

Waliki