Morena, Pasión Andina

lunes, octubre 22

EL RETORNO

Después de retornar de la tierra de los anillos, les presento un brevísimo resumen.
El viernes último, Villa Rosita, ubicado en el kilómetro 5 de la doble via La Guardia, fue el lugar de inicio del VI Encuentro Feminista en el llegamos a reunirnos mujeres indígenas y no indígenas, con el fin de analizar nuestra situación, los avances que hemos tenido en los ámbitos político, social, laboral.
Se tuvieron varios paneles y talleres. Me correspondió conducir uno de los talleres titulado "Mujeres Indígenas", ahí tuvimos la posibilidad de intercambiar vivencias sobre la realidad que se vive en el pueblo guarayu, en la chiquitanía. Una de ellas, es actualmente Cacica, un cargo al que llegó mediante elección en la asamblea del pueblo. Dentro de las comunidades en las tierras altas los cargos se hacen en pareja jilaqata-mamat´alla, pero, en el caso de la joven chiquitana cacica, su cargo es individual.
Otra joven guaraya, señalaba que aún hasta hoy, hay haciendas alejadas, donde el patrón les da huasca (los golpea) a sus trabajadores indígenas, y ellos no se pueden quejar porque es difícil hacerlo. En la parte andina, esto también aconteció pero se fue eliminando paulatinamente.
Este encuentro también estuvo acompañado con la demostración de los talentos de las diferentes delegaciones. En el caso de La Paz, el grupo Sagrada Coca interpretó una variedad de melodías que hacen alegrar hasta al corazón más triste. Las chiquitanas no se quedaron atrás, interpretarón la Tamborita que es su ritmo local, siguieron las chovenas, la danza guarani, las coplas de una talentosa tarijeña.
Ayer domingo, finalizamos el encuentro quedando pendientes varias tareas para cada una de nosotras mientras nos organizamos para el segundo encuentro.

Rosita Pochi

Waliki